Únete al #TeamDTUSA
MENU

#MLS | Wilmer Cabrera, el más temido del Oeste

El entrenador del Houston Dynamo es un ejemplo de profesionalismo y rigurosidad. La tuvo como futbolista, la tiene como técnico y como persona. 

Deporte Total USA | Noviembre 8 | Claudio Martínez

Profeta en tierra ajena. Eso es lo que es Wilmer Cabrera, el entrenador colombiano que tiene al Houston Dynamo en la final de la Conferencia Oeste y cuyo bajo perfil esconde una serie de virtudes dignas de enmarcar.

Si empezamos por lo más reciente, vale mencionar que este director técnico nacido en Cartagena fue incluido recientemente por la revista Sports Illustrated entre los 30 atletas hispanos más influyentes de Estados Unidos. Pero su historia con el fútbol comienza desde mucho antes…

De muy pequeño Cabrera dejó su Cartagena natal y aterrizó junto a su familia en Bogotá. No tenía muy claro su deporte era el béisbol, el boxeo, el baloncesto o el fútbol, aunque finalmente, a los 17 años, se decantó por el deporte rey. Su trayectoria dentro del mismo ha sido impecable: debutó en Independiente Santa Fe, pasó por un gigante como el América, jugó en Independiente de Argentina y en el Herediano de Costa Rica, entre otros.

Al mismo tiempo, era casi inamovible en la Selección Colombia, a la que representó en dos Mundiales: Italia 1990 y Francia 1998. También jugó un Mundial Sub 20 (Chile 1987) y cuatro Copa América (1989, 1991, 1995 y 1997).

A diferencia de otros jugadores, Wilmer no tenía claro si su vida siempre estaría ligada el fútbol, así que para curarse en salud después de los entrenamientos en el América de Cali cursaba la carrera de administrador de empresas en la Universidad Icesi.

Luego, ya retirado, no le bastó con una carrera. Estudió para ser piloto comercial de helicópteros, y sus ahorros como jugador profesional le permitieron abrir una compañía de helicópteros. Sin embargo, pronto descubrió que no podía despegarse del fútbol a pesar de ser un empresario exitoso.

Por casualidad acabó en Nueva York para un proyecto deportivo que finalmente no despegó, pero el español Alfonso Mondelo le vio condiciones para entrenar. Sólo había dos problemas: no sabía inglés y tampoco era director técnico. Así que otra vez se puso a estudiar, tanto el idioma como el curso de entrenador. Poco tiempo después ya hablaba inglés fluido y tenía la licencia de entrenador clase B.

El resto de la historia quizás sea más conocida. En 2007, la Federación de Fútbol Estadounidense lo nombró entrenador de la selección Sub 17, por lo que se convirtió en el único técnico latinoamericano en dirigir alguna selección de los Estados Unidos. Permaneció cinco años. Luego fue instructor de la FIFA y la Concacaf, para los que elaboraba informes técnicos de las competencias más importantes del mundo. El siguiente paso fue la MLS, con su experiencia en Chivas USA, donde conoció a Erick Torres.

Y desde octubre del año pasado, su casa es el Houston Dynamo. En realidad había sido contratado por RGV FC Toros, un equipo de la USL que es filial del Dynamo, pero su buen desempeño le llevó al club de la MLS. Llegó en un momento difícil y con el reto de volver a meter al equipo en los playoffs después de cuatro años sin lograrlo, y lo consiguió en su primera temporada. Y no se quedó allí: ya lo tiene en la final de conferencia. Gracias a él, por ejemplo,  se revalorizó Erick Torres -estaba a préstamo en Cruz Azul y lo iban a vender- hasta convertirse en una de las piezas claves del equipo.

Wilmer Cabrera, como todo Houston Dynamo, no para de soñar. Sabe que en la vida todo es posible.

GALERÍA