Únete al #TeamDTUSA
MENU

#NASL | Miami vivió fútbol de playoffs por primera vez en la era moderna de NASL

La era moderna de NASL inició en el año 2011.

Miami, FL | Noviembre 6 | José Armando

Era una tarde perfecta para el fútbol, Miami se jugaba el pase a la final y 7,115 de su más fieles aficionados llegaron para alentar al equipo en el primer partido de playoffs para la ciudad del gol en la era moderna de NASL. En la previa del encuentro había mucho entusiasmo y como pocas veces en el año había ambiente propio de fútbol en los alrededores de Riccardo Silva Stadium. La camisas de Boca Juniors, Colombia, Isidro Metapán y Venezuela se miraban en las gradas pero eran más las de Miami FC, un logro para una organización que en sus primeros dos años ha tenido una lucha constante por llevar al equipo a todos los hogares ‘futboleros’ del sur de la Florida.

Wilson Palacios, Hendry Thomas y Hristo Stoichkov eran algunas de las figuras que llegaron como invitados especiales, niños y grandes aprovecharon la oportunidad de conseguir una foto o una foto con estos grandes representantes del deporte. Ambos equipos realizaron los trabajos de calentamiento con una intensidad especial y es que tenían una gran final en juego, Miami sentía la ventaja de estar de local y quería darle una alegría a su gente mientras que Cosmos con el respaldo de algunos fieles y de su junta directiva comandada por Rocco Commisso, mantenían total concentración.

El partido inició y en los primeros instantes del encuentro se pudo notar el nerviosismo de los jugadores de Miami. Era una mezcla de ansiedad y nervios, Miami que no contaba con Kwadwo Poku en el once titular generó varias ocasiones, de esas que en la temporada regular no perdían, la noche del domingo fue otra la historia. En el banco de Miami también era evidente la presión que dejaba el partido. La alegría de estar en una semifinal poco a poco iba convirtiéndose en tensión al ver las oportunidades que los locales no aprovechaban.

El partido siguió su curso y la ‘magia’ o mejor dicho las horas de trabajo de Giovanni Savarese en la cancha de entrenamientos empezó a mostrarse en el momento justo. Miami bajó la intensidad y empezaron a pesarle las piernas a jugadores clave, ni el ingreso de Poku pudo levantar a un medio campo de Miami que iba perdiendo la pelota. Cosmos hacía lo suficiente para quitarle la pelota a Miami pero le costaba meter peligro al arco de Vega. Era un partido único de semifinales y se jugó con esa intensidad hasta el minuto 90.

El tiempo agregado pasó sin novedades. Miami sabía que el desgaste le estaba pasando factura y Cosmos seguía su marcha a su principal objetivo, los penales. ¿La grada? Muy pocos aficionados se fueron, era un domingo y se hacía tarde pero nadie quería abandonar a su equipo. En la tanda de penales, Miami tuvo un mal inicio. El mejor penalero de la liga en el 2016 entró y falló, Cosmos parecía sacarle provecho a ese error hasta que Juan Guerra se trasladó a otra dimensión y le regaló el balón a ‘Indio’ Vega. Miami cobró vida pero por corto tiempo, el destino y el trabajo pusieron a Cosmos en la final.

Después vinieron las imágenes que quedarán en el recuerdo para los que estuvimos en cancha, Alessandro Nesta tuvo como primer instinto buscar a Gio Savarese y felicitarle. Andrés Flores celebró como un niño con todos sus compañeros, Savarese tenía una sonrisa de oreja a oreja que solamente le puede dar el fútbol. En el rostro del venezolano de podía ver una enorme satisfacción, mientras tanto en el otro sector de la cancha salía Miami FC. Algunos jugadores miraban a lo lejos a sus familiares y enviaban muestras de cariño, Nesta miraba a ‘Dade Brigade’ y le aplaudía el esfuerzo.

Miami desapareció del mapa, era un grupo dolido que seguramente dejó mas de alguna lagrima en el mismo vestuario que los vio celebrar los títulos de primavera y otoño. En el lado opuesto Cosmos continuaba con la celebración. En cuestión de minutos apareció Rocco Commisso para cantar y saltar con sus jugadores, queda claro que es más que un dueño, es una figura importante para los jugadores. En este momento algunos jugadores querían celebrar en el vestuario y otros querían parar el reloj y celebrar, entre ellos compartían la alegría de estar en la final casi con lagrimas en los ojos.

 

Fotos: José A. Rodríguez para Deporte Total USA