Únete al #TeamDTUSA
MENU

#CopaOro2017 | PUNTO NEGOCIADO

El Salvador aseguró el último boleto a cuartos de final en la Copa Oro con un punto merecido ante Jamaica.

Redacción | Julio 17 | Rodrigo Arias

Un golazo de Nelson Bonilla y un penalti polémico convertido por Darren Mattocks firmaron un estadístico 1-1 entre El Salvador y Jamaica, en el cierre del grupo C de la Copa Oro 2017, sobre el césped del Alamodome de San Antonio. El premio del primero, el octavo espacio en la ronda decisiva; para el segundo, evitar en la llave a Estados Unidos y guardar esperanzas ante Canadá. Balance justo para dos oponentes que se atacaron y se perdonaron, y sobre el cierre chocaron los guantes para firmar respeto mutuo.

Todo se definió por centímetros. Ambos abrieron espacios en las áreas y rozaron la red con frecuencia. Cuando el delantero jamaiquino Romario Williams acarició el gol más rápido de la Copa Oro antes de cumplirse 20 segundos del partido, la selección azul revivió a sus viejos fantasmas ante un adversario que le ha causado demasiadas pesadillas por más de 20 años. Jamaica, que no ha perdido un partido significativo ante El Salvador desde las eliminatorias de 1992, pudo haber marcado el 1-0 pronto, y habría podido eliminarlo con una victoria por dos tantos.

Esa oportunidad perdida de Williams, un mano a mano malogrado ante el arquero Derby Carillo, expuso la ancestral ventaja por la velocidad caribeña. El Salvador se salvó por varios desaciertos de Williams y otras intervenciones providenciales de Carrillo, pero esa es apenas una parte del cuento. Si Williams asustó a la zaga salvadoreña, la viveza de Fito Zelaya desmanteló las marcas de Jamaica. La imaginación del salvadoreño provocó la alerta máxima del arquero Andre Blake y  su línea de zagueros.

La sociedad Zelaya-Bonilla funcionó como en toda la Copa. A los 15, la defensa de Jamaica fue distraída por Fito cuando Bonilla recibió un pase espectacular del “Polaco” Rubén Marroquín por la izquierda, y el “9” definió con clase el 1-0 con un zurdazo cruzado ante Blake. Jamaica aguantó cuando el tejido de pases salvadoreños parecía acorralarlo, e hizo mérito para el empate, aunque éste llegó por un polémico penalti señalado por el árbitro Marrufo (la mano de Narciso Orellano no fue a la pelota; la pelota fue a la mano), y Derby estuvo a una uña de taparlo.

Tras los cambios y una serie de intentos a menor intensidad en el segundo tiempo, El Salvador y Jamaica llegaron tranquilos al cierre del choque. Un gol salvadoreño habría cambiado sus destinos en el torneo (no es lo mismo de Estados Unidos que Canadá como rival en cuartos), pero los cartones se definieron antes, acaso cuando Williams y Fito fallaron frente a las metas, pero el balance fue elocuente: ambos merecieron el boleto.

 REACCIONES:

Eduardo Lara Técnico de El Salvador

Derby Carrillo Guardameta de El Salvador

Dennis Pineda Volante de El Salvador

Darwin Cerén Capitán de El Salvador

Rubén Marroquin Defensa - El Salvador

Rodolfo Zelaya Delantero de El Salvador